Delbaeth Rising

sábado, abril 27, 2013

Últimas lecturas: El Jardín del Edén de Carlos Martín

 
La editorial Kelonia es una de esas editoriales de nuevo cuño que están pegando muy fuerte en el mercado nacional, como Tyranosaurius Books y Dlorean Ediciones, entre otras.
El Jardín del Edén es una obra que se podría encuadrar en la literatura juvenil, pero si escarbas en sus páginas, puedes encontrar más cosas, tiene diferentes capas, como se suele decir.
La historia es aparentemente sencilla. Los protagonistas son unos querubines que recorren el jardín del Edén, con una curiosidad insaciable que les hace interesarse por todo y por todos, y esa curiosidad puede que les lleve a descubrir más de lo que realmente imaginasen.
La manera de escribir de Carlos Martín es sencilla, pero bien elaborada y te hace meterte muy bien en la novela. El Jardín del Edén es como una fábula, bien escrita y  excelentemente  llevada por el autor.
Muy bien descrito el jardín, así como sus habitantes y otros tantos lugares que vamos viendo en el transcurrir de la novela.
Una lectura amena y entretenida,  que puede gustar tanto a los habituales de la literatura fantástica juvenil, como a los que normalmente no suelen leerla (como es mi caso)
La portada es una ilustración de David Agudo bastante chula.
Kelonia sigue pisando bien y fuerte, eso desde luego.
 
Datos
En el Jardín del Edén
Autor: Carlos Martí
Fecha de salida: 27/04/2013
Colección: Kelonia Joven
Páginas: 128
ISBN: 978-84-941043-1-2
Portada: David Agundo
Presentación: José Miguel Cuesta
PVP: 10,5 €
Se puede comprar AQUI
Sinopsis:
"El Jardín del Edén es el lugar más maravilloso que existe, y los querubines son los angelitos más curiosos y atrevidos que hay en él. ¿Qué puede esperarse, sino que visiten la Casa que siempre cambia; o el Cúmulo; o pasear por el Bosque a riesgo de toparse con el Viejo? ¡Hay tantos lugares! ¿Quién puede aburrirse? Tal vez los ángeles adultos, siempre tan serios, pero, ¿un querubín?

Pues lo hay. Se llama Daril y es un poco más curioso y mucho más atrevido que sus buenos amigos. Pero incluso el más aventurero tendría que saber que hay lugares que es mejor no conocer. Para cualquier querubín el Jardín del Edén es un lugar perfecto.

Pero, para Daril, eso no era suficiente".
 
 

No hay comentarios: